Metamorfosis

He pasado de la madera al hierro, (del calor al frío) como si fuese una estación del año, una simple evolución en la que nadie manda, simplemente vivimos con ella y nos adaptamos.
En mi obra he pasado de la extracción, (esculpiendo) a la modificación, liberando una materia como es en este caso una plancha de metal, de lo plano y estático al volumen y movimiento, sin por ello perder nunca su cuerpo íntegro y sin extraer ni colocar nada en ella, es una metamorfosis del metal creando escultura.
Ese respeto por la materia es un respeto por la vida y la naturaleza.
Las obras nacen de la experimentación, de la continua búsqueda sin planificación intentando hallar la creación por encima de la imitación.
Yo lucho conmigo mismo y con la materia que trabajo, creando escultura viva.
La vida no es estática, se modifica, evoluciona, se transforma aunque no podamos percibirlo.
Mi obra puede moverse en diferentes posiciones, no tiene una única opción y eso da lugar a una percepción visual muy diferente dependiendo de cómo se coloque.
Intento crear una complicidad obra-espectador abriendo un diálogo. (Una imagen vale más que mil palabras).
Yo nunca tengo la última palabra, pues la materia también decide.

Ramón Ruiz